Las mujeres que inspiran en el campo de la ciencia de datos e IA

Según datos del informe “Radiografía de Género en ciencia, tecnología conocimiento e innovación”, el porcentaje de mujeres trabajando en I+D se ubica en torno al 39%. En este recogemos los avances que están haciendo mujeres protagonistas de la industria.





En mayo de 2020, en plena pandemia, el Instituto de Data Science (IDS), de la Universidad del Desarrollo, fue uno de los diez primeros en el mundo en desarrollar un algoritmo que permitiera medir la efectividad de las cuarentenas. El instrumento se llamó “Índice de Movilidad” y se convirtió en una de las herramientas más importantes para monitorear el impacto de las medidas gubernamentales. Mediante el análisis de datos de telecomunicaciones, proporcionados anónimamente por Telefónica, el equipo de analistas de la UDD, llevó a cabo este desarrollo, de gran impacto para la toma de decisiones.


Fue por este proyecto que Loreto Bravo, directora de Data Science del IDS fue elegida dentro de las 100 Mujeres líderes de Chile, en la edición de ese año. Ella es una de las profesionales que está marcando un camino para las mujeres en el campo de la ciencia de datos e IA: una industria con fuerte presencia masculina. Según datos del informe “Radiografía de Género en ciencia, tecnología conocimiento e innovación”, el porcentaje de mujeres trabajando en I+D se ubica en torno al 39%. Por eso, el Ministerio de Ciencia y otras instancias internacionales, como el foro Mujeres en Data Science de Stanford, en donde Bravo participa como embajadora, están tomando acciones para cerrar esta brecha.


Para ella, las oportunidades de crecimiento en este campo son enormes, dada la gran competencia por capital humano y, las posibilidades de desarrollo que ofrece la industria: “La aplicación de la Data Science es infinita porque todas las áreas tienen datos. Ahora es mucho más económico guardarlos y procesarlos, entonces puedes experimentar, jugar mucho más con los datos y hacer cosas que no podías ni soñabas”.


A nivel mundial, de hecho, se encuentran mujeres líderes en esta disciplina, en diversas industrias y empresas. Entre ellas, están Yael Garten, Director of AI/ML Data Science & Engineering de Apple, Cassie Kozyrkov, Chief Decision Scientist en Google, Elena Grewal, Head of Data Science en Airbnb, Caitlin Smallwood, Vicepresidente of Science and Analytics en Netflix y Jeannette Wing, de la Universidad de Columbia.


Es bien impresionante cómo esto mueve más a mujeres, en comparación con otras áreas de la computación”, dice Loreto Bravo. “Yo creo que se debe a que Data Science está siempre conectado con un objetivo, con resolver problemas y generar un impacto”.


Como directora del IDS y de Alaya Digital Solutions, se ha preocupado especialmente por acercar el trabajo de investigación que desarrollan las universidades con las necesidades de las empresas, tarea a la que se ha abocado desde que fue convocada a crear el IDS, en 2015.


“El foco tiene que estar en cómo potenciar el ecosistema de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación (CTCI). En ello, Alaya cumple un rol súper importante, de generar valor en distintos mercados, mediante el desarrollo de soluciones de IA y Data Science”, dice Loreto Bravo. “Desde mi lugar, me interesa fomentar particularmente ese trabajo conjunto entre la academia y empresa, que es un área donde tenemos que poner foco: cómo hacer para que los desafíos de empresa los trabajemos desde la academia, encontrar ese ritmo, de manera de poder hacer investigación con impacto”, puntualiza.


Un ejemplo de ello es el desarrollo de una nueva metodología para estimar viajes y el modo de transporte utilizado por los chilenos, entre el IDS y Telefónica. A partir de datos de telecomunicaciones, elaboraron un nuevo producto, sacaron una patente y se la vendieron al Gobierno para reemplazar las encuestas que hacían para determinar esta información: más costosas y menos precisas. Esto les permitirá tomar mejores decisiones de inversión.


Inspirando nuevos horizontes para el análisis de datos

Inma González es otra mujer que está marcando camino para las mujeres en el rubro CTCI. Considerada como una visionaria en inteligencia artificial y transformación digital, González ha sido reconocida por la revista Time como talento europeo del compromiso social a través de la tecnología, hoy es profesora y asesora del Imperial College de Londres.


Ella piensa que las anomalías son el punto de partida de cualquier progreso, y por eso el análisis de datos es tan valioso y relevante: “Sin desviarse de la norma, uno no puede crear progreso”, dijo Inma González al diario El País de España citando a Frank Zappa. Y continuó: “La naturaleza del mundo y de la vida es estar en transformación constante. Y las anomalías son las primeras pistas de que va a pasar algo. Cuando notas que, en un gran volumen de datos, hay unos que despegan y empiezan a ir hacia otra dirección (…) Normalmente hay una razón, o varias, y empiezas a ver cómo se crea una tendencia”.


Siguiendo esta intuición fue la única en su equipo de análisis de mercados que decidió averiguar por qué las acciones brasileñas se comportaban de forma tan impredecible. Pensó en el fútbol, y en lo importante que este era para todo el mundo ese país. Diseñó un modelo para correlacionar las victorias y fracasos de determinados equipos con la compra y venta de acciones y descubrió que este era el patrón que estaba buscando: la anomalía.


De allí, su principal consejo: ser capaces de observar más allá de los datos: “Con ellos solos no se hace nada. La gente que trabaja con IA necesita entender los contextos en los que la gente opera. Una web acumula datos tuyos: quién eres, tu email, tu contraseña, qué haces en esa website, a dónde vas después, cuántas páginas has visto, cuántos segundos has estado leyendo…Pero si no los pones en un contexto nunca llegas a saber por qué esa persona hace estas cosas”. Allí el potencial de la Data Science que se abre para las mujeres.