“La contribución de la inteligencia artificial es vital para competir de igual a igual"

Actualizado: 14 ene

Gonzalo Acuña es profesor del Departamento de Ingeniería Informática de la Universidad de Santiago y uno de los docentes que participa en el programa de manufactura avanzada IMA, desarrollado por CORFO. En conjunto con Alaya, están desarrollando una solución para mejorar el proceso de pintado de una empresa industrial metálica y agregar valor a sus productos.





Promover el desarrollo de inteligencia artificial en la industria manufacturera chilena, para fortalecer dos objetivos: 1) mantenimiento de equipos y 2) la obtención de productos de calidad. Ese es el propósito del programa IMA, impulsado por CORFO y liderado por el departamento de Ingeniería Mecánica de la Universidad de Chile, el que cuenta con un portafolio de proyectos en donde convergen los esfuerzos del sector académico y privado.


Gonzalo Acuña, profesor de ingeniería informática en la Universidad de Santiago, es uno de los docentes que participa del IMA, con un proyecto conducido desde la USACH en alianza con Alaya Digital Solutions. Este proyecto busca desarrollar un algoritmo de inteligencia artificial que permita procesar las diversas variables que influyen en el pintado de flejes metálicos usados en la arquitecturainterior y exterior de grandes edificios, con el fin de obtener el mejor resultado con el menor costo unitario posible de lograr.


Para ello, se encuentran trabajando junto a una empresa con oficinas y plantas productivas en Chile, Brasil, Argentina, Colombia y México, quien ha proporcionado los datos e información de sus propias máquinas para desarrollar una solución escalable para la industria manufacturera nacional y que puedan aplicar en todas sus fábricas en Latinoamérica. Gonzalo Acuña cuenta que el punto de partida del proyecto fue evitar el desechode material generado por defectos de calidad buscando conseguir un alto estándarpor la vía de proveerles un sistema que en base a la data histórica relevantepermita unsettingóptimo de las máquinasde manera de acercar las condiciones de calidad requerida., explica.


Aunque el proyecto aún no se completa en todo su alcance, a la fecha ya se hangenerado mejoras relevantes como resultado dela aplicaciónde esta tecnología. Gonzalo Acuña afirma que el aseguramiento de la calidad logrado puedealcanzar varios puntos porcentuales de mejora en términos del aprovechamiento de materia prima, mayor productividadde equipos y maquinaria, como de mano de obra especializada, todo lo cual redunda en un menor costo unitario por un producto de alta calidad.


“Alaya ha sido nuestro partner y ellos se van a quedar con este desarrollo para comercializarlo, y hacer la posventa. Ese es el modelo que sigue el Programa IMA, que es súper interesante, porque normalmente los proyectos de investigación aplicada que son desarrollados por las universidades,albergan iniciativas de mejoramientomuy relevantes que no pueden quedar solo en prototipos, en laboratorios, tesis o memorias de estudiantes, sino que deben ser tomados por empresas como Alaya que después de coparticipar en su desarrollo, lo toman en el rol de empresa asociada y lo ponen a disposición de la industria nacional”, dice Acuña. “Por eso este modelo es tan atractivo. Ahora Alaya es quien tiene interés en continuar este proyecto, para liderarlo, comercializarlo y con ello ayudar a la industria nacional, que es la idea final”. Además Alaya integra el Comité Estratégico del Programa IMA a través de Waldo Fishwick, SubGerente General de esta empresa.


Exportar conocimiento


Justamente, el objetivo de CORFO con el programa IMA, es fomentar el desarrollo de conocimiento hecho en Chile para hacer más competitiva la industria manufacturera nacional. Para Gonzalo Acuña se trata de un objetivo estratégico crucial: “La contribución de la inteligencia artificial esvital, porque la competencia está usando estas técnicas en todo el mundo, en China, Europa, Estados Unidos, también en Latinoamérica. La competencia es muy fuerte y si no nos hacemos cargo vamos a quedar irremediablemente atrás”.


En este sentido cree que el sector privado y la academia podrían sacar partido de ciertos nichos particulares, donde Chile tiene ventajas competitivas y mayor conocimiento, “de tal manera de ser nosotros los proveedores del mundo en estas industrias”, dice Acuña. Por ejemplo: la minería, la salmonicultura, la industria de alimentos, la industria forestal e incluso en la astronomía.


Uno de los casos más emblemáticos es el de NotCo, cuyo algoritmo de inteligencia artificial desarrollado por Karin Pichara, está revolucionado la industria de los alimentos al replicar el sabor de ciertos productos emblemáticos utilizando solo ingredientes veganos. La empresa ya consiguió el estatus de unicornio y promete seguir expandiéndose. Este es el potencial que tiene la inteligencia artificial como fuente de crecimiento, cuenta Gonzalo Acuña.


“CORFO está alentando que exista una unión entre la academia, los centros de investigación y la industria, con empresas como Alaya, para que ojalá se dejen de importar tantos sistemas y tecnologías desde afuera y los desarrollamos nosotros para la industria nacional, y eventualmente exportar también, exportar conocimiento que es lo más rentable”.