El estado de la IA en 2021 y las proyecciones del nuevo año

Cada vez más empresas están reportando ganancias en la última línea, como consecuencia de la inteligencia artificial. Un 27% de los encuestados dice que al menos el 5% de las ganancias antes de intereses e impuestos se puede atribuir a la IA, respecto al 22% de 2020.






La adopción de la inteligencia artificial sigue creciendo a paso sólido en el mundo, de acuerdo al estudio “The state of AI in 2021”, desarrollado por McKinsey. Cada año la consultora lleva a cabo una encuesta a tomadores de decisiones, líderes y gerentes para monitorear el estado de avance de esta tecnología en los diversos rubros económicos.


En 2021, un 56% de los encuestados dijo que había adoptado IA en al menos una función de su negocio, lo que representa un aumento respecto al 50% de 2020. Los resultados sugieren que las empresas con sede en economías emergentes, como China, Oriente Medio y África del Norte, son las que más han incrementado la integración de esta tecnología, con una adopción del 57%, versus el 45% del año anterior. Las empresas indias, en tanto, son las que lideran esta tendencia, seguidas de cerca por las compañías de Asia y el Pacífico.


“Más y más compañías, ahora la mayoría de las que encuestamos, está implementando IA en producción”, dice Michael Chui, Partner en McKinsey Global Institute. “Ciertamente, esperamos que esta adopción continúe y potencialmente se acelere”.


Aunque sus aplicaciones son muy variadas, la consultora identifica tres casos de uso principales: la optimización de operaciones de servicio, la mejora de productos basada en inteligencia artificial y la automatización. En cuanto a los sectores más intensivos en el empleo de esta tecnología, el reporte revela que el mayor aumento de puntos porcentuales se encuentra en la asignación de presupuesto de marketing y la efectividad del gasto.


La IA genera valor para las empresas

Los hallazgos también sugieren que el impacto de la IA en los resultados finales está creciendo. La proporción de encuestados que informa que, al menos el 5% de las ganancias antes de intereses e impuestos son atribuibles a la IA, ha aumentado año tras año al 27%, frente al 22% en la encuesta anterior. Esto es, que su uso genera valor para las empresas.


Del mismo modo, un 79% de los consultados que han adoptado IA dice que esta les ha ayudado a disminuir sus costos: “Una hipótesis para lo que está pasando es que afortunadamente las compañías han estado aplicando inteligencia artificial en los lugares donde esta puede crear más valor para las empresas”, dice Michael Chui, de McKinsey.


Otro elemento interesante es que las organizaciones que reportan mayores beneficios en sus EBIDTA, a causa de la adopción de IA, son aquellas que están usando la tecnología en aspectos centrales del negocio (core); un aspecto que diversos expertos han señalado como fundamental. Se trata de encontrar oportunidades de mejora en los procesos, y en las relaciones de valor que establecen todos los roles en la cadena de producción.


Proyecciones para el nuevo año

De todos los usos que tiene la IA, el modelamiento de riesgo y analítica representa el 16% de las aplicaciones con mayor adopción por parte de los encuestados. Este es un espacio donde todavía hay mucho espacio para crecer para las empresas.


El medio Industry Week, en tanto, ha definido el 2022 como el año de la Smart Factory. Una de sus predicciones es que en los próximos meses veremos una adopción de fábricas inteligentes a gran escala: “Antes de ahora, una verdadera fábrica inteligente con soluciones integradas era difícil de alcanzar debido a las brechas en la oferta de proveedores (…) ahora se ha vuelto más rentable, con cientos de empresas emergentes que ingresan al juego”, dice la nota. “Hay múltiples opciones para cada pieza del rompecabezas tecnológico”.


En ese contexto, el análisis de datos ocupará un rol fundamental, adelanta el medio: “Los fabricantes se sienten más cómodos con el Big Data, que es lo que hace que una fábrica inteligente funcione”, dice Jason Bergstrom, Smart Factory Go-to-Market Leader de Deloitte. “Las verdaderas fábricas inteligentes tendrán centros de comando con datos de toda la organización, de formas que las empresas nunca antes habían podido hacer”.


Pero lo más importante es que ahora las organizaciones buscarán maneras de actuar sobre los datos, uniendo la tecnología con los seres humanos. Para las organizaciones, la adopción de estas nuevas tendencias será una estrategia de vida o muerte para competir.